antecedentes

La vivienda se ubica en la provincia de Cotopaxi en la zona de Lasso. El terreno es parte de la hacienda San José, la misma que fue dividida en varios lotes para vivienda unifamiliar. La intención de Fausto el dueño del proyecto San José es no irrumpir con el entorno rural del lugar.

Es así como la propuesta toma en cuenta varias condiciones para su implantación y funcionamiento. Se plantea una arquitectura pasiva, pensada desde lo tradicional y el trabajo artesanal. Se piensa en materiales locales o de zonas cercanas, en mano de obra zonal que permita promover el aprendizaje y practica de sistemas constructivos vernáculos de Cotopaxi. La vivienda integra sistemas de separación de desechos sólidos y líquidos y los acopla a una red interna de regadío y abono del terreno, sin conectarse a ninguna red de alcantarillado.

 

La idea

La vivienda se articula por medio del HOGAR (chimenea), un espacio de calor y reunión familiar. Este espacio central es el punto de encuentro de todos los desplazamientos y corazón de la vivienda que conecta el área de descanso con el área social. El hogar es el espacio más bajo de la vivienda, se encuentra deprimido con la intención de enfatizar la idea de ACOGER (acoger a la familia). A partir de este punto la vivienda genera espacios abiertos e interconectados unos con otros, se eliminan las paredes divisorias y se emplea un sistema de paneles pivotantes que permiten subdividir zonas de acuerdo con la utilidad específica del momento que este necesitando la familia.

Los paneles pivotantes, funcionan como mampostería, puerta, seguridad, y barrera térmica. Permiten abrir la vivienda al 100% hacia el terrero y cerrar de manera hermética en caso de requerirse.

El sistema estructural se piensa desde la materialidad y la masa. Elementos monolíticos de tierra (TAPIA) son los encargados de sostener la cubierta. Son 5 muros portantes de Tapial ubicados de manera longitudinal en el terreno, cerrando completamente la vivienda hacia los vientos más fuertes, conformando una fachada ciega para mejorar la térmica interna de la casa. Los muros tienen 40 cm de ancho con contrafuertes de 80 cm dispuestos según el estudio estructural y utilitario de mobiliarios empotrables a los muros. El mobiliario se acopla aprovechando los espacios entre contrafuertes, empotrando así piezas utilitarias como cocina, camas, estanterías, armarios, etc.

 

 

La cubierta se desarrolla en dos aguas a partir de una viga habitable de madera apoyada sobre los dos muros centrales de la vivienda. Este espacio constituye el altillo y balcón hacia la mejor vista de la zona.

Las vigas de madera se apoyan en los muros portantes generando un entramado cada 70 cm. Los cierres superiores de la cubierta habitable son en bahareque, esto permite delimitar los vanos para mejorar la térmica y tamizar la luminosidad de la vivienda.

El área social se abre de extremo a extremo hacia el terreno por medio de plataformas de acceso; que en la parte frontal genera un vestíbulo y en la parte trasera un deck cubierto con un fogón.

El área de descanso se subdivide en dos espacios, el primero un espacio de cama comunal con 6 camas empotradas al muro de tapial y la segunda una habitación matrimonial. Ambos espacios pueden ser uno solo si los paneles pivotantes permanecen abiertos.

 

Paisaje

El terreno es árido debido a la presencia de plantaciones de eucalipto, esto ha ido erosionando el suelo hasta el punto de no tener ninguna otra especie vegetal en el lugar. Para contrarrestar esto se plantea una arborización progresiva por media de islas vegetales que serán tratadas para el crecimiento de especies arbóreas y arbustivas endémicas de la zona. Las islas irán apareciendo progresivamente hasta tomarse todo el terreno y eliminar el eucalipto. El sistema de riego se alimenta del agua lluvia recolectada en las cubiertas y las aguas grises y negras tratadas de la vivienda se infiltrarán en el terreno fertilizándolo para una mejor vegetación.

 

diseño arquitectónico:
RAMA estudio
Carla Chávez
Felipe Donoso
Carolina Rodas
colaboradores:
Arq. Eduardo Pullas
Karla Velásques
Diego Chaglia

 

construcción:
RAMA estudio
Residencia de Obra:
Ing. Gustavo Recalde
 diseño estructural:
Ing. Patricio Cevallos
diseño eléctrico:
RAMA estudio
 Asesor técnico:
Arq. Bolivar Romero
renders:
Sergio Calderón

 

materiales:
Tapial
Bareque
Piedra
Madera

cliente: Familia Caza Cabezas

localización: Lasso, Cotopaxi-Ecuador

dirección arquitectónica: RAMA estudio

superficie de construcción: 350 m2

estado: construcción- 2018

 

créditos fotográficos:
Carla Chávez
Diego Chaglia
Karla Velásquez